23 oct. 2012

Entre el activismo y el periodismo: el binomio ciudadano

Leo esta mañana un reportaje en El País sobre el periodismo y el activismo que se está dando en Madrid con las protestas del famoso 15-M. Es el periodismo ciudadano, un referente más en esta actualidad que se nos presenta cada vez más cercana.

"Los medios no pueden seguir nuestro ritmo y tener a sus profesionales horas y horas en la calle", se sostiene en el reportaje. Y esa es la gran diferencia con respecto a los "dinosaurios" medios de comunicación. La capacidad de maniobrar con más rapidez y autonomía, el tiempo que se dedica, y ese afán de poner ante la ciudadanía una realidad cambiante son los argumentos esgrimidos por estos nuevos "freelance" del activismo.

Es lo que comentábamos en el post anterior: se está dando un nuevo periodismo que se realiza con los más diversos medios y materiales, con una cobertura mucho más amplia que la de los medios tradicionales. A ello hay que unir la inmediatez, ese grado más de llevar una realidad al minuto y que permite a la sociedad estar informada. Quien desee sumergirse en el mundo del periodismo, tiene hoy en día más fácil la tarea porque se dispone de los medios adecuados para llevar a cabo el punto crucial de una información: la emisión-transmisión.


21 oct. 2012

La realidad se esconde del periodismo

Parece que ya hemos llegado al punto en el que los periodistas no controlan la agenda cotidiana, ni eligen los contenidos, ni jerarquizan la información. Parece como si la realidad se estuviera escondiendo del periodismo.

Hoy, aunque suene algo fuerte, la información está "precocinada" por gabinetes de prensa y direcciones de comunicación, unido al impacto de las redes sociales en la realidad cotidiana. El mundo de internet está cambiando la percepción de la realidad y por lo tanto de la actualidad. El periodismo debe reconciliarse con la actualidad, hacerse participe y no caer en la tentación de adueñarse de ella. No es momento de mirarse el ombligo, sino de modificar las formas en cómo se ofrece la realidad-real al ciudadano.

Me atrevo a afirmar que nunca ha habido un mejor tiempo para ser periodista. Puede sonar extraño si consideramos que en los últimos años, desde que comenzó la crisis, se han perdido 4.853 puestos de trabajo. Sin embargo nunca ha habido un periodo que haya ofrerecido tantas formas poderosas para contar historias y servir a los lectores con información: Sirva en este punto como referencia lo alcanzado por Rocío Pastor, la joven directora de la revista digital de cultura Womanword.com.

No rendirse, el mejor arma del periodista.

16 oct. 2012

En la RPT de la Diputación de Almería figuran 4 plazas de redactor con título de bachillerato

El Colegio de Periodistas de Andalucía en Almería y la Asociación de Periodistas – Asociación de la Prensa de Almería (AP-APAL) denuncian que en la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) de la Diputación de Almería, correspondiente a 2012, aprobada definitivamente con las modificaciones incorporadas por el pleno de la Corporación Provincial de 7 de septiembre, según recoge el anuncio del Boletín Oficial de la Provincia (BOP) en su núm. 195 (PDF), del pasado 8 de octubre, figuren cuatro plazas de redactor/a, personal laboral, exigiendo el título de bachiller o equivalente. Asimismo, se contempla una plaza de jefe de prensa y dos de asesor de comunicación, de carácter eventual, para licenciado sin especificar más. 

Esta situación, como han puesto de manifiesto en numerosas ocasiones el Colegio de Periodistas de Andalucía, la FAPE, la FAAP y la AP-APAL, es una muestra más de que las Administraciones Públicas -ayuntamientos, diputaciones y Junta de Andalucía- desprecian el trabajo del periodista profesional al negarles el acceso a la Función Pública por no contemplar la categoría laboral de Periodista en la Relación de Puestos de Trabajo. 

Esta situación da lugar a que decenas de compañeros sean contratados como administrativos o como personal de confianza, cuando su trabajo real es el de un profesional de la comunicación en un gabinete de prensa o en una emisora o medio público, y que está al margen del color político del gobierno de turno. 

15 oct. 2012

Los funcionarios que causen baja por enfermedad veran reducido su salario en un 50%

A partir de este lunes, los empleados públicos de la Administración del Estado que se encuentren en situación de incapacidad temporal por enfermedad verán reducidas sus retribuciones desde el primer día.

Concretamente, estos trabajadores verán reducido su salario a la mitad durante los primeros tres días de baja; desde el cuarto día hasta el vigésimo, ambos inclusive, se reconocerá un complemento que sumado a la prestación económica reconocida por la Seguridad Social sea equivalente al 75% de sus retribuciones; y a partir del día vigésimo primero, inclusive, se le reconocerá una prestación equivalente al 100% de las retribuciones que se vinieran percibiendo en el mes anterior al de causarse la incapacidad.

No obstante, cuando la incapacidad temporal implique intervención quirúrgica u hospitalización, las retribuciones no serán objeto de minoración, al igual que en el caso de los empleados públicos sometidos a tratamientos de radioterapia y quimioterapia, o el de las trabajadoras en estado de gestación, aún cuando no haya situación de riesgo durante el embarazo.

Alegaciones de CSI-F
CSI-F indica en el comunicado que estas excepciones han sido posibles gracias a las presiones de los sindicatos y apunta que, por su parte, ya ha presentado una serie de alegaciones más al Gobierno para que al colectivo de pacientes en tratamientos crónicos, como enfermedades cardiovasculares, no se les aplique de manera excepcional esta disposición.

Según explica, el tratamiento y las revisiones periódicas supondrían para estos pacientes una penalización económica al enfermo por el hecho de serlo y además de por vida, incluso en los casos en los que la cardiopatía se haya producido por accidente laboral.

En cualquier caso, el sindicato presidido por Miguel Borra entiende que se trata de una medida "injusta y arbitraria" porque parte del "prejuicio erróneo" de que los empleados públicos presentan mayores niveles de absentismo que los del sector privado. Como siempre, un sector "criminalizado" por el sólo hecho de tener empleo.

"Además, -señala el sindicato- tendrá un efecto mínimo en las cuentas públicas porque las personas que lo necesiten seguirán yendo al médico y cogiéndose la baja, como no puede ser de otra manera, en un país moderno y desarrollado".

11 oct. 2012

Los principales DirCom de la Administración General del Estado

He aquí el listado de los principales Directores de Comunicación de la Administración General del Estado:


Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación
Internet: www.maec.es
Claver Ruíz, María, Directora de Comunicación 

Ministerio de Justicia Internet: www.mjusticia.es
Marín Argarate, Elena, Directora de Comunicación

Ministerio de Defensa Internet: www.defensa.gob.es/
Madina Loidi, Joaquín, Director de la Oficina de Comunicación

Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas http://www.minhap.gob.es
Sánchez Álvarez, Julio, Director de Comunicación
 
Ministerio del Interior
Internet: www.interior.gob.es
Gimeno , Alberto, Director de la Oficina de Comunicación y Relaciones Institucionales

Ministerio de Fomento Internet: www.fomento.gob.es/
García Capa, María, Directora de Comunicación

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte
Internet: www.educacion.gob.es
Mayoral Sanchez, Margarita, Directora de Comunicación

Ministerio de Empleo y Seguridad Social
Internet: www.empleo.gob.es
Esteban Gayo, Javier, Jefe de Prensa

Ministerio de Industria, Energía y Turismo
Internet: www.minetur.gob.es/
Santana , Juan, Jefe de Prensa

Ministerio de la Presidencia
Internet: www.mpr.gob.es
Secretaría de Estado de Comunicación
Internet: www.la-moncloa.gob.es
Martínez Castro, Carmen, Secretaria de Estado

Ministerio de Economía y Competitividad
eMail: secministroec@meh.es
Internet: www.mineco.gob.es
Martín del Pozo, María de la Concepción, Directora de Comunicación

Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente
Internet: www.magrama.es
Mellado Morales, Jesús María, Director de Comunicación
 
Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad
Internet: www.msssi.es
Martínez Ruiz, José Manuel, Director del Gabinete de Comunicación

10 oct. 2012

Características de un buen director de comunicación institucional

Quien tiene la información, tiene el poder, es una frase que he oído con mucha fecuencia en los mentideros de la comunicación. Suele ocurrir, dentro de los entresijos ministeriales, que esta frase tiene casi rango de ley, y no es extraño que el director del Gabinete de Prensa se vea a veces envuelto en una desconfianza que roza lo conflictivo, puesto que cada uno de los Departamentos o Direcciones Generales de la institución suelen mostrarse celosos guardianes de la documentación que generan y, por lo tanto, reacios a entregársela a otros.

El Gabinete de Prensa, pues, debe disfrutar de la máxima confianza del ministro correspondiente, para que fluya la información, y en este sentido un buen Jefe de Prensa debe reunir una serie de características profesionales y humanas que le permitan hace más llevadero su trabajo.

El DirCom (Director de COmunicación) debe contar con la más absoluta confianza del "ministro/a", pieza clave como hemos dicho. Debe, también, ser lo más competente posible en cuanto a conocimientos y creatividad profesional para desenvolver su papel.

Estos dos argumentos de nada sirven si el DirCom no es capaz de ganarse la amistad y la confianza de todas y cualesquira personas con las que hable... Debe mostrar su aprecio basado en que jamás exista ni la más mínima duda de que carece de dobleces en sus actuaciones, está exento de protagonismo o autoritarismo y que está inmerso en el más sincero afan de servir y promocionar a todos los miembros del organismo público.

Quitar los recelos que provoca muchas veces el ser jefe de prensa es una tarea difícil pero no imposible de llevar. Hacer llegar a todos su capacidad de servicio y hacer "ver" que tienen que remar en la misma dirección, es un trabajo diario. Por ello, el DirCom puede y debe emtir su opinión a los máximos responsables sobre eventuales producciones o acciones concretas del Organismo que pudiesen representar un grave riesgo para la buena imagen de la Institución en la opinión pública.

9 oct. 2012

Modernizar la Administración con medidas "dolorosas"

El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, se ha permitido el lujo de soltar una "paternalista" afirmación en la Comisión de Presupuestos del Congreso de que las medidas adoptadas "duelen" pero son necesarias para "modernizar" la Administración, reclamando el "máximo apoyo de los empleados públicos" para poder lograr los objetivos de 2013.

Bonitas y sinceras palabras de alguien que ha tomado decisiones como la asignación de recursos, congelación de las ofertas de empleo público, la congelación de los salarios, la "paralización" de la paga extraordinaria de Navidad y los cambios en la negociación colectiva. Todo un compendio de "dolorosas" medidas que se hacen como un "favor" a los empleados públicos.

Para llevar a cabo esa modernización de la función pública se tiene previsto dos reformas en las que ya trabaja el Gobierno: la Ley de la Función Pública y el Estatuto del Directivo Público. Y lo anuncia como algo positivo y beneficioso. ¿Cómo se puede pedir serenidad, modernización, apoyo a un colectivo que está pagando el desastre de una mala gestión po-lí-ti-ca?

Poner en marcha dos reformas de la envargadura de las mencionadas anteriormente no deja de ser un "balones fuera" para no afrontar como es debido los problemas que atrapan a la Administración.Beteta no quiso pasar de puntillas y aseguró que "estos proyectos de ley engarzarán con un futuro modelo más dinámico, sin descuidar el acerbo acumulado y que cerrarán el círculo del marco jurídico para la función pública. Y procuraremos que sean fruto del consenso parlamentario y sindical", ha afirmado.


De nuevo nos encontramos ante una de esas "cabriolas" para despistar, dejando claro que no tienen una idea clara de por donde deben meter mano a la Administración. Pedir esfuerzos, aplicar medidas dolorosas y señalar como fin la modernización sin tener encuenta a los trabajadores que, a fin de cuentas, son los que día a día mantienen viva la Administración.

8 oct. 2012

Los medios de comunicación: adaptarse o morir

Admitir por parte de una compañía que su modelo de negocio ya no es viable, resulta, cuanto menos, una actitud positiva a la vez que traumática. Los medios de comunicación tradicionales están sumidos, desde hace tiempo, en una profunda crisis, no sólo económica, sino de concepto del modelo.

Con la llegada de Internet los grandes protagonistas del sector de la comunciación (léase El País, El Mundo, ABC, etc) sólo han creído en la Red como un canal comercial más. La estrategia que han seguido ha sido copiar en el mundo on-line su modelo tradicional, es decir, seguir vendiendo contenidos analógicos en un mundo cada vez más digital. No han pensado en el usuario e incluso han creido algunos que pueden opinar por él... craso error.

Internet es un mundo que tiene sus propios modelos de negocio, que tiene una razón de ser independiente y diferente, a la que hay que tomar el pulso diariamente y adaptarse a ella con la misma velocidad con la que cambia.

Sirva, además, como reflexión lo escrito por Juan Varela en Periodista 21: Es el negocio, Cebrián, no la redacción. En él analiza el problema de pasar del periodismo tradicional al digital. Lean esta pincelada: "El problema es el negocio, no la redacción. Juan Luis Cebrián, presidente de Prisa, debería saberlo cuando acusa a la redacción de El País de no tener “perfiles digitales” y de resultar muy cara por tener “un salario medio de 88.000 euros”. Quien no es digital es la dirección de Prisa. La responsabilidad del negocio, en papel y digital, tanto del diario como del grupo es en primer lugar de sus directivos, no de sus trabajadores.
Es cierto que El País, como la mayoría de los diarios, tiene un problema de adaptación al universo digital de contenido, formatos y estrategia, a pesar del avance de los últimos tres años. Pero el principal problema no es el producto y la información, donde se ha avanzado mucho, sino la falta de un modelo de negocio viable"

4 oct. 2012

Por qué no leen las notas de prensa

Este post debería escribirlo alguien que no trabajara en un gabinete de prensa, pero la experiencia que da los años me hace reflexionar sobre las circunstancias que rodean a las tan defenestradas-odiadas-alabadas-necesarias notas de prensa.

A las redacciones de los medios de comunicación suelen llegar centenares de notas de prensa sobre los motivos más variopintos, y todas buscan su espacio o minuto de gloria que les permita salir publicadas. A éstas hay que unir las notas enviadas por los gabinetes de comunicación de la Administración Pública, que, en teoría, deben tener un lugar privilegiado en los buzones de los redactores.

Esta situación me ha hecho reflexionar sobre la importancia que unos y otros dan a las notas de prensa. Para un redactor de gabinete la nota es el resultado final de un trabajo, a veces, bastante ingrato, y para los periodistas de medios es, sin más, "una nota de prensa" que tiene sus minutos contados...y que suele acabar en la famosa papelera del correo electrónico. Pero...¿por qué no se leen las notas de prensa?.

La pregunta surge irremediablemente por el hecho periodístico que enorgullece a quien ha escrito la nota de prensa. ¿Qué puede haber fallado?, ¿En qué proceso nos hemos equivocado?. Los motivos, después de hablar con muchos periodistas, pueden ser varios. He aquí unas pinceladas.

El principal rechazo a la nota de prensa es el famoso error de primero de periodismo: la información no aparece en el asunto del mensaje: ¿Cuántas notas se escriben con el mensaje de "Nota de prensa de tal empresa, ministerio u organización" y luego no se añade nada en el cuerpo?... sólo un Word adjunto es toda referencia que tiene el periodista para ser incentivado a leer. A veces se piensa que un poco de misterio viene bien. Pero cuán equivocados estamos. Y mucho más los "engreídos" gabinetes de prensa de las administraciones públicas, quienes han llevado el "vacío de contenido" a la máxima expresión. Se creen que por ser una institución pública ya es suficiente para que tengan que abrir el correo. Craso error. Orientar al periodista de qué es lo que se ha enviado es un principio básico.

El contenido es abrumador-aburrido-irrelevante. Que un periodista abra el correo, pinche en descargar Word y se encuentre, de repente, con una "nota de prensa" de siete o diez páginas es de un impacto brutal. Ni qué decir tiene que no hablamos del aspecto redaccional o estilo, que requeriría otro post, sino a la abrumadora visión interna de tener que enfrentarse a más de tres folios.

Una de las premisa básicas que debe tener todo periodista de un gabinete de prensa es que "lo bueno, si breve, dos veces bueno"... y ahí radica su trabajo, en una "pelea" constante con los "plumillas" que circulan por los organismos públicos (y en los privados también) de que "todo" es importante. Hoy en día, con las redes sociales "ardiendo" de actualidad, es obligado dar poco, pero necesario.

Una nota de prensa ha de ser puntual y noticiable. De poco sirve nuestro esfuerzo redaccional si la nota de prensa no llega en el momento preciso y en las circunstancias adecuadas. Que una nota llegue a las redacciones después de que medio mundo ha hablado ya del contenido, carece de valor. Enviar por enviar la nota sólo genera en el periodista el rechazo más absoluto.

Caben más circunstancias, pero aqui dejo estas tres "perlas". Con un poco de organización, podemos trabajar todos a gusto.