31 ene. 2008

La comunicación institucional en periodo electoral

Es muy difícil separar la comunicación institucional del mensaje electoral. Existen varias interrogantes sobre esta “relación”: ¿Cuándo la presencia de un ministro en un acto institucional no tiene un motivo electoral? ¿Se ciñe el titular de una cartera ministerial al mensaje institucional? ¿Se puede decir que las agendas de los ministros y presidente de Gobierno se llenan con actos oficiales que se difuminan con un mensaje electoral?

Son preguntas cuya respuesta es bien clara: hay utilización de la actividad institucional como vía para lanzar una soflama electoral. Es de pura lógica. Aprovechar la capacidad de convocatoria de medios de comunicación para hacer llegar el discurso electoralista. Y que conste que este post no es una crítica al aprovechamiento del cargo, sino más bien una reflexión de una actividad que año tras años va mejorando, de tal modo que un mensaje electoral se confunde con la asepsia institucional.

En los periodos de elecciones las agendas de los medios de comunicación las marcan los ministros, vicepresidentes y presidente del Gobierno, mal que les pese a algunos. Juegan con esa ventaja de entrelazar lo puramente institucional con el mensaje del partido político al que representan.

Por el contrario, los partidos de la oposición se las tienen que ingeniar para modificar la agenda de los periodistas y por lo tanto convertir su presencia en un acto electoral, y sirva como ejemplo el “acto” de ir al mercado de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre con el número dos de la candidatura del PP, Manuel Pizarro.

Ruedas de prensa, corrillos, discursos, declaraciones y solicitud de entrevistas son aprovechadas por los altos cargos de la Administración para hacer llegar de forma subliminal su particular aportación electoral. Hoy en día el marketing ha evolucionado tanto que más de un ministro/a ha recibido unas someras lecciones de cómo hacer llegar un mensaje electoral sin salirse del encuadre de la institución a la que representa.

Asi pues, el formalismo del mensaje institucional se confunde muchas veces con el electoral. UN último ejemplo: el anuncio que hizo Zapatero de la famosa “paga” de 400 euros –mensaje puramente electoral-, ha pasado a ser institucional con unas declaraciones del ministro de Economía, Pedro Solbes, que ha anunciado que el Gobierno estudia la posibilidad de ampliar a los autónomos la paga de los 400 euros. La pregunta que surge es clara: ¿Por qué el Gobierno tiene que estudiar la posibilidad de una promesa electoral? ¿Acaso, también, tiene que estudiar las propuestas del resto de partidos políticos?. Que quede claro: el Gobierno no ha prometido dar la paga, ha sido el PSOE quien ha hecho esa oferta y para nada tiene que entrar el Gobierno en hacer análisis de viabilidad.

28 ene. 2008

El acceso a la información pública en España

En la Conferencia que el PSOE ha ofrecido este fin de semana para la elaboración del programa electoral del partido se aceptó una enmienda de Diego López Garrido, portavoz parlamentario, por la que el PSOE se compromete a elaborar una ley sobre el derecho al libre acceso a la información.

Esta ley garantiza que los poderes públicos faciliten el libre acceso a la información a los ciudadanos, a los medios de comunicación, a los partidos y demás agentes sociales. Se añade que ningún documento podrá ser negado salvo que sea un secreto oficial. Y así mismo, se establece la creación de una autoridad independiente elegida por el Congreso que velará por el cumplimiento de esta ley.

Hace pocos días se celebró en la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid, una mesa redonda sobre “El derecho a saber. Por una ley de acceso a la información pública en España”(vía Periodistas-es.org), en donde se expuso que España carece del derecho que toda persona tiene para solicitar y recibir información de las administraciones públicas. En algunos países de nuestro entorno tanto los periodistas como los ciudadanos pueden solicitar por teléfono un listado de todos los contratos suscritos por un organismo público durante un período de tiempo y la Administración tiene la obligación de contestar. En España esto es una utopía al ser uno de los pocos países de la Unión Europea que no tiene una ley específica de acceso a la información que regule este derecho.

En esta mesa redonda la periodista de El País, Soledad Gallego Díaz, comentó que el principal problema al que se enfrentan los periodistas es la incapacidad de acceso a la opacidad de la Administración. Según Soledad, es una dificultad que viene, a su juicio, de los mecanismos y leyes y por la mentalidad de muchos funcionarios “que piensan que la información es suya y de sus jefes”, cuando la información pública es un derecho universal. Sin embargo, en la demanda de esta ley advirtió del miedo a caer en una regulación que también sea restrictiva.

En medio de este “derecho” están los periodistas que trabajan en los distintos gabinetes de prensa-comunicación de la Administración General del Estado, y que son duramente criticados por la profesión, como si fueran ellos los culpables de la no accesibilidad a documentos determinados. Ha de saberse que los periodistas institucionales están para facilitar la tarea a sus colegas, pero también se deben a un régimen laboral interno por el que deben consultar, obligatoriamente, al asesor-director de comunicación si se puede o no facilitar el dato que se pide.

Está bien regular este derecho, pero como señala Soledad Gallego, se debe tener cuidado en que la regulación sea restrictiva y en vez de ser la panacea se convierta en un muro aún más infranqueable del que existe en la actualidad. El libre acceso a la información es un derecho que hay que administrar con ciertas cautelas, dado que existen documentos críticos que sacados de su contexto

27 ene. 2008

Políticos y funcionarios, ¿separados o unidos?

El otro día oí en la radio la opinión de una mujer sobre los políticos y su particular modo de trabajar cuando acceden a la Administración Pública, La oyente proponía que se diera un cursillo específico de cómo funciona la Administración y qué es lo que se espera de la gestión de los políticos. La idea no es descabellada, y tiene su punto de lógica.

Tener una idea concreta de qué es la función pública sería de gran avance para la gestión administrativa y operatividad que se les pide a los políticos. Ahora bien, no parece posible categorizar de forma unívoca un puesto como político o administrativo-funcionarial atendiendo exclusivamente a la naturaleza de sus funciones. (Copiado del blog “Administraciones en red").

¿Se puede pues separar al político del funcionario? ¿Cuál es la función de unos y otros? ¿Debemos atenernos sólo en las funciones que realizan? Si fuera así ¿un jefe de negociado, grupo C con tres auxiliares a su cargo puede bien ser un político...?

Hay que tener claro que todos están metidos en el mismo barco, desde el auxiliar administrativo hasta el ministro. Las funciones de unos y otros están claramente definidas y para todos es la misma obligación: servir-gestionar la cosa pública con la mayor calidad, claridad y eficacia posible. Igual que sucede con la empresa privada, aunque para ésta la palabra claridad no entre en sus competencias.

¿Dónde se encuentra, pues, el punto de separación entre políticos y funcionarios? Puede ser el de la responsabilidad, es decir, ¿Ante quién deben responder unos y otros de su actividad? Parece que llegados a este punto nos encontramos con una posible concreción: los funcionarios son evaluados por los responsables políticos y sancionados según el reglamento interno de la Función Pública, y los gestores políticos ante el parlamento, tal y como se dicta en el articulo 108 de la Constitución Española: “El Gobierno responde solidariamente en su gestión política ante el Congreso de los Diputados”.

No hay que ver la relación funcionarios-políticos de enfrentamiento constante. Las ayudas que unos y otros se puedan prestar será siempre en beneficio de la gestión pública y por lo tanto de eficacia hacia la sociedad.

23 ene. 2008

El PP vuelve al azul

La imagen institucional en una campaña electoral es básica para llegar al mayor público posible, y más cuando parte de ese público es el que está englobado dentro del calificativo de indecisos.

Además de las palabras llenas de promesas electorales, la imagen es un referente importante, y quizás por este motivo el PP ha optado por cambiar el color de su precampaña electoral. Se ha pasado del naranja al azul, del que, para muchos especialistas era el color referencial del partido. Con el azul se intenta recuperar la imagen más institucional y avanzada del PP.

Según El Confidencial Digital este cambio se ha debido a criterios televisivos, y los expertos lo explican señalando que el naranja no terminaba de pegar bien pantalla. No combinaba y no gustaba demasiado. El naranja ha sido utilizado por el PP durante bastantes meses, concretamente desde las pasadas elecciones europeas, y no le han ido muy bien las cosas.

Hoy en día hay que cuidar muy mucho la imagen, y en especial por los nuevos canales por los que llega la información: léase internet y el mundo multimedia que engloba. SIn embargo, tan importante es la imagen como el mensaje que se quiere transmitir y en este punto el PP está metido en un barullo (la polémica con Ruiz Gallardón) del que le va resultar difícil de salir. El electorado, aunque indeciso, no es tonto y a poco que vean un partido dividido, con mensajes catastrofistas y críticos girarán su voto hacia otro partido, que bien puede ser el PSOE.

17 ene. 2008

Se confirma la destitución de la esposa del juez Bermúdez

El presidente del Consejo General del Poder Judicial, Francisco José Hernando, firmó la destitución de Elisa Beni –esposa del juez Bermúdez- como responsable de comunicación del Tribunal Superior de Justicia de Madrid con efectos de 1 de febrero.

Hace poco este blog se hizo eco de la noticia y era de esperar que la solución más idónea sea la destitución de Elisa Beni al vulnerar uno de los principios de todo cargo de confianza: aprovecharse de la situación idónea en la que se sitúa para hacer una actividad paralela, en este caso, un libro sobre el juicio del 11-M –donde su marido fue el presidente del tribunal- con el sugerente título “La soledad del juzgador”, y que suscitado protestas entre los compañeros de su esposo en la Audiencia Nacional.

La decisión fue adoptada por unanimidad de la Comisión de Comunicación del Poder Judicial, justificando que “algunos de los pasajes del libro no se acomodan a las exigencias propias del cargo de responsable de comunicación institucional”.

Uno de los puntos más destacados del informe presentado es el que señala que “una responsable de comunicación institucional de la Justicia critique a ciertos medios de comunicación o a ciertos profesionales de la prensa, cuando parte esencial de su cometido es, precisamente, mantener una buena relación con todos los medios”.

Repito para mí ha sido un aprovechamiento del cargo, de la cercanía con las fuentes principales, y lo peor de todo, criticar a un colectivo que le ha dado la confianza para que entable relaciones con los medios de comunicación, no para que les dé “carnaza” en un libro.

16 ene. 2008

La cobertura periodística del 11-M, y la teoría de la conspiración

A través del blog de Tiscar recojo un dossier realizado por el Colegio de Periodistas de Cataluña en el que se trata la cobertura periodística que se hizo sobre el 11-M y la responsabilidad de algunos medios en la tan sonada teoría de la conspiración. La verdad es que el dossier no tiene desperdicio.

Descargar el documento en PDF http://www.periodistes.org/cat/popups/img/dosier.pdf. Son 40 folios pero de una fácil lectura. El sumario del documento resalta que “La ‘teoría de la conspiración’ del 11-M, que defiende una versión definitiva a la oficial, ha sido elaborada desde algunos medios de comunicación de Madrid con importantes intereses políticos, pero sobre todo económicos, de trasfondo. Para la elaboración de este dossier se ha hablado con una treintena de personas que, por una u otra razón, han vivido –y sufrido- dicha teoría en su propia piel. A partir de estos testimonios y de una recopilación de datos sobre lo que ha pasado a lo largo de estos últimos tres años y medio, ofrecemos una crónica de cómo se construyeron y alimentaron unas tesis conspiratorias que han afectado a la configuración de algunas redacciones de los medios implicados y, de paso, han hecho tambalear los pilares de la deontología periodística”.

15 ene. 2008

A los periodistas institucionales les atrae poco el mundo del blog

Se ha presentado el libro “Medios de Comunicación-El Escenario Iberoamericano. Tendencias ‘07” que editan la Fundación Telefónica y Ariel y ha dirigido Bernardo Díaz Nosty, de la Universidad de Málaga.

Uno de sus apartados ha sido el de periodistas en Internet, “Blogs en el espacio iberoamericano” que ha escrito la profesora del Departamento de Periodismo de la Universidad de Málaga, Dra. María Bella Palomo Torres.

A continuación, paso a resumir los principales resultados de la encuesta a periodistas-blogger iberoamericanos:

    -> El 75 por ciento tiene menos de 40 años
    -> Tres de cada diez blogs son elaboradas por mujeres periodistas
    -> La mitad de los periodistas iberoamericanos con blog tiene varias ocupaciones profesionales.
    -> Los periodistas menos atraídos por el periodismo 3.0 son los dedicados al sector audiovisual y a la comunicación institucional.
    -> Tres de cada cuatro encuestados consideran que con el blog practican periodismo de opinión
    -> El 61,9 por ciento cree que el mayor logro de su blog ha sido hablar con la audiencia
    -> El 52,4 por ciento ha logrado una libertad editorial que no tiene en el medio para el que trabaja.
    -> Sólo un 3 por ciento ha logrado por esta vía otra fuente de ingresos.
    -> El 63 por ciento recibe comentarios ofensivos
    -> El 40 por ciento ha recibido ofertas de trabajo a través de su blog.
    -> Al 63 por ciento no le preocupa la cuestión del copyright
    -> El 35 por ciento sabe que en alguna ocasión han plagiado contenidos de su blog
    -> El 60 por ciento ha incorporado alguna vez elementos multimedia en su blog
Sin olvidar otros datos interesantes, como:
    -> A principios de 2007 existían 729 blogs que de forma manifiesta indicaban (a través del perfil o alguna entrada) que eran elaborados por periodistas iberoamericanos. El 45 por ciento de ellos eran españoles.
    -> En España, el número de blogs de periodistas se ha triplicado en un año
    -> Sólo un 10 por ciento de los diarios digitales iberoamericanos ofertaba a principios de 2007 blogs elaborados por periodistas y/o ciudadanos.

13 ene. 2008

Jefes tóxicos en la comunicación institucional

No puedo abstraerme de un reportaje publicado en el suplemento “Salud” de El País acerca de los problemas que puede acarrear un mal jefe, o como se afirma “tener un jefe tóxico supone un importante riesgo psicosocial”.

Es un problema que las empresas privadas están intentando solucionar, sabedoras, como dice el reportaje, de la importancia que tiene el bienestar de los trabajadores. Sin embargo, esta teórica apreciación no se cumple mucho en la administración pública donde los “jefes” se suceden con cada periodo electoral, o bien por reestructuraciones de cambios ministeriales. A los nuevos cargos nadie les ha dado una somera lección acerca de cómo dirigir un grupo humano en un entorno de trabajo, de tal modo que se producen, en muchas ocasiones, una situación estresante que en nada beneficia a la actividad laboral.

Por experiencia, los gabinetes de comunicación de la administración pública se ven inmersos en esta enrevesada teoría del jefe tóxico, ya que la mayoría son periodistas (eso con un poco de suerte) que nunca han dirigido un equipo humano, y para colmo tienen que conducir un grupo de trabajadores que han estado a las órdenes del anterior jefe de prensa que bien ha podido ser de otro signo político al suyo. De este modo se produce una desconfianza inicial hacia la redacción, a la que se ve más como un enemigo que como un valor de gran importancia por la experiencia que acumula.

Es aquí donde entra en juego los tres perfiles que el psicólogo laboral, Iñaki Piñuel, establece en el reportaje: El directivo de tipo narcisista, que busca en sus subordinados un auditorio, monopoliza todos los méritos y, por lo tanto, nunca apoya, sino que más bien destruye, a aquellos que cree que pueden hacerle sombra. A estos, yo los califico de incompetentes. El otro tipo es el directivo psicópata, aparentemente encantador, aunque calculador y malévolo, sobre todo con los trabajadores más frágiles. Por último, el directivo paranoide, que desconfía de todo el mundo, fiscaliza constantemente el trabajo de sus subordinados e interpreta de forma negativa la mayoría de iniciativas.

Pero las cosas no acaban aquí, y pueden ir a peor, dado que una de las soluciones que utilizan los nuevos jefes/as de prensa es “nombrar” cargos intermedios, personas a las que se les promociona en su puesto, pero no les explican cómo hacer de jefe, provocando, si cabe, una situación más estresante en la redacción. Estos son los peores. Viene a mi memoria unas palabras de la gran periodista Maruja Torres quien señala que un buen jefe es aquel que sabe sacar todo lo bueno que hay en ella, exprimiéndola hasta el último jugo.

Así las cosas, no es de extrañar que en muchos gabinetes de comunicación institucionales se adopten dos estilos de dirección: el autoritario y el pasota, éste último el más utilizado en la Administración, ya que aplican el sistema de no decidir y dejar que las cosas ocurran. ¿Por qué éste último es el más utilizado?. La respuesta está en la “temporalidad” que conlleva el cargo, que impide hacer un plan de comunicación y de trabajo a largo plazo, provocando en la redacción una situación de estrés constante que anula el desarrollo profesional y personal de los redactores. No es de extrañar, pues, que se manifiesten psicopatologías como estrés, depresión, ansiedad, apatía, cambios de humor, que contaminan la redacción y, por lo tanto, un ambiente de trabajo cómodo y eficaz. Dejamos para otro día "cómo protegerse de un jefe tóxico".

10 ene. 2008

Al final el Poder Judicial hace justicia

Elisa Beni en la presentación del libro sobre el juicio del 11-M. EFEYa se comentaba en este blog, en el mes de noviembre, el oportunismo de la mujer del juez Bermúdez, Elisa Beni, directora de comunicación del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, al escribir un libro titulado “La soledad del juzgador” en donde reflejaba el papel de su marido en el juicio del 11-M y en el que , según se dice –no me he leído el libro- critica a otros jueces y fiscales.

Pues bien, la Comisión de Comunicación del Consejo General del Poder Judicial acordó ayer proponer al presidente de esta institución, Francisco José Hernando, el cese de Elisa Beni como directora de Comunicación. Como dice el editorial de El País, Beni “ha lo grado que una institución paralizada haya dado, por fin, una tímida señal de vida” al poner de acuerdos a los miembros del Consejo General del Poder Judicial –los del ala progresista y los del ala conservadora-.

Beni será rechazada –eso es de esperar- tras hacer oídos sordos a las sugerencias que oficiosamente se le han hecho llegar desde el Poder Judicial para que renunciara voluntariamente a su cargo y evitar forzar su dimisión. Y es que ser responsable de la comunicación institucional no debe ser un sillón desde el cuál se pueda aprovechar una situación de privilegio informativa para sacar una rentabilidad particular. Beni, con su libro y su negativa a abandonar el puesto de jefa de prensa, sólo hace crecer la desconfianza que reina en torno a los gestores de la comunicación institucional.

Si Beni quiere hacer periodismo, o ser autora de un libro de investigación periodística, debe hacerlo desde la posición de independencia, sin ataduras a un cargo institucional y aprovechando el material que objetivamente se le proporciona. Estas situaciones son las que atraen a la mala prensa sobre qué cometidos tiene llevar la comunicación de una institución pública. El ciudadano tiene derecho a recibir información veraz y objetiva de las administraciones públicas, y no tener que comprarse un libro para saber qué ha pasado.

8 ene. 2008

El B.O.E. se transforma en Agencia Estatal y dejará de publicarse en papel

El Boletín Oficial del Estado (B.O.E.) inicia este año su andadura como Agencia Estatal, abandonando el calificativo de Organismo Autónomo. Se avanza así en el proceso de modernización de la administración española que en este caso afecta a una de las instituciones más emblemáticas de España, el BOE, todo un referente con más de tres siglos de historia.

El nuevo Estatuto sustituye al de noviembre de 2001 y encomienda a la nueva Agencia las actividades de publicidad normativa que corresponden a la Administración General del Estado y, más en concreto, la publicación y difusión del “Boletín Oficial del Estado” y del “Boletín Oficial del Registro Mercantil”.

También atribuye a la Agencia Boletín Oficial del Estado competencias para la publicación y difusión de repertorios, compilaciones, textos legales y separatas de disposiciones que se consideren de especial interés, potenciando el uso de las nuevas tecnologías de la comunicación.
Potenciar las nuevas tecnologías será uno de sus grandes retos, de tal modo que a partir del año que viene, 2009, el famoso BOE dejará de publicarse en papel y sólo podrá consultarse a través de Internet. Algunas voces críticas creen precipitado esta acción ya que el acceso a Internet no es muy alto en España.

El Boletín Oficial del Estado ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos, introducirse en el mundo de las nuevas tecnologías y prestar a través de ellas un servicio cada ver mejor, más cómodo e inmediato a los ciudadanos. En estos momentos, su página web ya es una de las más visitadas de España, con cerca de dos millones y medio de entradas diarias. También su imprenta, la Imprenta Nacional, dispone de los más modernos equipos y sistemas en el campo de las artes gráficas, y goza del máximo prestigio en este área.

Esta transformación supone, en definitiva, la consolidación del Boletín Oficial del Estado como Organismo Público al servicio de los ciudadanos y como garantía del derecho a la información, la transparencia y el rigor al que se deben las administraciones públicas.

7 ene. 2008

Cuando una enfermedad es lo mejor que te puede pasar

Leo en la contraportada de El País, mitad sorprendido, mitad reflexivo, el titular que deja la cantante Luz Casal: “La enfermedad es lo mejor que me ha pasado”. De este modo tan categórico Luz Casal define el año que ha “padecido” un cáncer de pecho.

Esta lectura positiva de una enfermedad que lleva siempre el calificativo de dramática y peligrosa, me hace sentirme más cómodo conmigo mismo. Estoy con Luz en este sentir positivo, por que algo se aprende cuando se está enfermo. Compruebas cuántas son las personas a quien de verdad importas, descubres facetas tuyas que las tenías escondidas, reflexionas más en qué sentido tiene la vida, en su significado real, e incluso consigues revelar lo poco o mucho que te conoces.

El mensaje de Luz Casal es digno de elogio, y para quienes estamos aún enfermos nos permite ver las cosas desde esa posición reflexiva que podemos descubrir cuando nos encontramos mal. Es una cuestión de comprobar cuánto de verdad hay en las relaciones de amistad, de quienes son los que te quieren y quienes sólo han representado un papel en tu vida. Gracias Luz por darnos ánimos a todos.

4 ene. 2008

La Renta Básica de Emancipación funciona

pisos en alquilerSi tiene entre 22 y 30 años, vive de alquiler, trabaja y no cobra más de 22.000 euros anuales puede pedir desde el día 2 la ayuda de 210 euros, la conocida como Renta Básica de Emancipación (RBE) que ha puesto en marcha el Ministerio de la Vivienda.

Para añadido la titular de esta cartera, Carme Chacón, ha anunciado hoy que el Consejo de Ministros del próximo 11 de enero aprobará un paquete de medidas para ampliar las ayudas y las facilidades a los propietarios y promotores de viviendas para fomentar el mercado del alquiler, entre las que se encuentran “la posibilidad de que todo propietario de una vivienda vacía que quiera ponerla en el mercado de alquiler reciba 6.000 euros por parte del Gobierno de España", ha explicado Chacón.

Se puede decir que la campaña publicitaria emprendida por el ministerio de la Vivienda y las constantes apariciones de la ministra Carme Chacón anunciando esas ayudas, han sido positivas en el más estricto sentido institucional. Es más, lo que podía esgrimir la oposición del colapso inicial cuando se pusiera en marcha esta Renta Básica de Emancipación, no ha sido tal, dejando titulares en periódicos afines al PP como “camino fluido hacia los 210 euros en el segundo día en vigor de la RBE”.

Esta vez ha funcionado bien el anuncio de una medida popular y la posterior realidad. Los acuerdos firmados con las comunidades autónomas han servido para que la RBE sea desde el principio un camino fácil y sin obstáculos. Según muchos diarios la gente iba bien informada. Parece ser que Internet ha sido una herramienta muy útil para facilitar el camino hacia el papeleo burocrático.

Se da la circunstancia que incluso los propios funcionarios han dado muestras de una gran profesionalidad ante uno de los principales datos que se les olvidaba poner en el formulario a los solicitantes: el número catastral de la vivienda. Según leo en el suplemento “Su Vivienda” de El Mundo una funcionaria señala que “estas solicitudes también las estamos cogiendo y después nos encargamos nosotros de rellenar esa casilla. Nuestro objetivo es ayudar y no poner trabas. A causa de esto, el primer día tuvimos que estar de 20 a 22 horas completando los funcionarios buscando dicho dato en Internet". Moraleja: la administración pública puede hacer las cosas bien, cuando se planifican con cabeza

2 ene. 2008

Yo fumo a escondidas

Cual preadolescente, aquí me tienen ustedes con un cigarrillo en los labios. Desde hace muchos años he cometido el error de escribir con un cigarrillo encendido, y no saben ustedes las dificultades que me atrapan cuando tengo que redactar en el ordenador un texto más o menos entendible en mi puesto de trabajo. Yo fumo a escondidas, lo confieso, pero más por fruto de la necesidad de inspiración que por el deseo de nicotina (aunque algo deberá tener esa sustancia para enganchar con tanta rapidez).

El País hoy me golpea en su portada con que 1,6 millones de españoles ya no fuman gracias a la ley antitabaco. Mejor publicidad institucional no ha podido encontrar el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo que es el encargado de haber contabilizado esos millones de españoles que han dejado el feo vicio de fumar.

Ahora bien, de esa información analizada en el periódico observo que el Comisionado para el Mercado de Tabacos había registrado a noviembre de 2007 unas ventas de 4.119 millones de unidades, frente a los 4.131 millones del año anterior. Unas cifras que, a mi modesto entender sólo significan que se compra menos tabaco, dado que se consume menos, pero no por que se haya dejado de fumar.

Es lo que yo digo: la gente fuma a escondidas –y yo el primero-. Algunos, estoy seguro, están por ahí afirmando que han dejado de fumar gracias a la ley antitabaco, lo que vulgarmente se llama: mentirosos. Los fumadores nos hemos convertido en aquellos preadolescentes que en el rincón del patio o en los servicios del colegio se fumaban dos cigarrillos con una velocidad endiablada.

No seré yo quien le quite el mérito a la Ley, que para eso se hizo: reducir el consumo o suprimir por completo el deseo de fumar. Pero para mí sólo han conseguido tener efectos la primera parte – que agradece mi bolsillo-, y poco más. Sigo teniendo necesidad de escribir y de fumar al mismo tiempo, lo siento señor Bernat Soria, ministro de Sanidad.