31 ene. 2007

La FAPE integra al colectivo de periodistas que trabajan para las administraciones públicas

Foto de José PastorDe gran salto cualitativo se debe calificar el convenio de vinculación que, ayer, firmaron los presidentes de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Fernando González Urbaneja, y la Asociación Nacional de Periodistas de las Administraciones Públicas (ANPAP), Casimiro López.

En dicho convenio, ANPAP se integra en la FAPE con carácter de organización vinculada, tal y como establecen los artículos 2 y 29 de los estatutos de la Federación. Así mismo ANPAP acepta y reconoce a la FAPE como su representante en cualquier ámbito territorial para las cuestiones que afecten a los periodistas.

Uno de los aspectos más relevantes de este convenio es el que reconoce a la ANPAP como asociación que “agrupa a los profesionales que ejercen el periodismo en el ámbito de las administraciones públicas”. Por primera vez los propios colegas de profesión reconocen al colectivo de periodistas que diariamente trabajan para la administración.

En el acuerdo, la FAPE se obliga y compromete a convocar a un representante de la ANPAP a todas las Asambleas Generales de la entidad y que tendría derecho de voz y voto. Así mismo, la Federación también se obliga y compromete a convocar a un representante de la ANPAP, con derecho de voz y no de voto a las reuniones de la Junta Directiva, siempre que en el orden del día se trate algún tema que directa o indirectamente pueda afectar a la ANPAP o a sus asociados.

Entre las tareas que hay previstas por la ANPAP, a petición de la FAPE, está el elaborar un informe con el número de profesionales que trabajan como periodistas en la Administración del Estado, y su situación laboral (tipologías de contratos). El informe, previsiblemente, se presentará en la Asamblea General de la FAPE que se celebrará en La Coruña 30 y 31 de marzo.

30 ene. 2007

Jordi Sevilla rinde homenaje a Paco Galán, periodista del gabinete de prensa del MAP

Ampliar
Mi más sincera felicitación al gesto protagonizado por el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, quien presidio el acto de colocación de una placa en el gabinete de prensa del MAP con el nombre de Francisco Javier Galán Astasio, periodista que trabajó durante 25 años en el mencionado gabinete y que falleció hace dos años de una grave enfermedad.

El acto tiene un gran simbolismo por cuanto se reconoce la figura de un periodista que dedicó 25 años de su vida a la información institucional. Periodista que compaginó esa tarea con la de colaborador para el diario El País, en sus páginas de motor.

En particular, también quiero dar mi homenaje a Paco Galán, amigo al que guardo un entrañable y animoso recuerdo de una etapa en la que el interés por el reconocimiento profesional y el buen vivir (maravillosas comidas) fueron nuestro nexo de unión.

29 ene. 2007

El sector del “press-clipping” llega a un acuerdo con la APMadrid para pagar los derechos de autor del periodista

La última reforma Ley de Propiedad Intelectual ha puesto límites al negocio del press-clipping, más conocido como seguimiento informativo con la elaboración de revistas de prensa. Un límite que entra en el debate de quién es el dueño de los derechos de la prensa. Para unos es el periodista y para otros la empresa editora, ya que el periodista cede sus derechos al firmar sus respectivos contratos.

Al final ha triunfado la autoría y derechos de autor del periodista, y por ello la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) ha firmado un acuerdo con empresas de seguimiento de información, también conocidas como de “press-clipping”, en virtud del cual se abonará a un fondo promovido por la APM la cantidad de 0,04 € en concepto de remuneración equitativa de los derechos de los autores por cada artículo periodístico reproducido en cada una de las revistas de prensa elaboradas por dichas empresas.

Las empresas de press-clipping liquidarán las cantidades correspondientes cada tres meses, en la primera quincena de los meses de abril, julio, octubre y diciembre de 2007, año por el que se circunscribe este acuerdo. Por su parte, la APM asume el compromiso de entregar a los autores la totalidad de las cantidades que perciba de estas empresas.

Prácticamente todo el sector ha firmado este acuerdo a excepción de Sofres y Acceso, que se han adelantado estableciendo contratos con las propias empresas editoras. Acceso, perteneciente a Media Planning, ha obtenido el contrato de empresas tan relevantes como Prisa o Recoletos, mientras que TNS Sofres se adjudicó el clipping de la Moncloa.

26 ene. 2007

La revolucionaria política de comunicación de Hugo Chávez.

Los gobernantes tienen siempre un sentido posesivo en todo lo referentea a la comunicación. Pero, no para regularizar, sino para controlar. Hugo Chávez, presidente de Venezuela, no se ha andado por las ramas y con ese espíritu “revolucionario” que le caracteriza, ha decidido que toda la comunicación de su gobierno se centralice.

El presidente venezolano ha elaborado un documento en el que reúne ocho puntos clave sobre las nuevas directrices del Gobierno referente a los mecanismos para ofrecer declaraciones públicas, las informaciones oficiales, o implementar pautas publicitarias gubernamentales.

De esto modo los 23 departamentos de prensa y publicidad de todos los ministerios del ejecutivo venezolano prácticamente desaparecen, incluido la Oficina de la vicepresidencia de la República.

Según leo en “El Espacio del DirCom” la medica implica que todos los departamentos de prensa deben mantener una constante coordinación con el Ministerio de Comunicación e Información (Minci). Mientras, el personal adscrito a dichos departamentos continuará trabajando en las oficinas de cada ministerio, pero lo hará en calidad de servicios adscritos al Minci, que establecerá la reasignación de personal según las necesidades.

Un acto “revolucionario” para que la comunicación institucional esté bien amarrada, y sin sobresaltos para el máximo mandatario.

24 ene. 2007

Mi homenaje a Kapuscinski

Ha muerto Kapuscinski, maestro de varias generaciones de periodistas. El historiador que ha pasado a la Historia de las mejores plumas del siglo XX. Ha muerto la humildad, el tesón, la confianza y la comprensión de un mundo tan cambiante y desequilibrado como el que vivimos.

El premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en 2003 nunca, a mi modesto entender, ha sido tan objetivamente otorgado a uno de los personajes más honestos, y que otorga mayor prestigio a los Premios Príncipe de Asturias. Señalaba Kapuscinski “se puede ser escéptico, pero no cínico: el cinismo te aleja de la gente; los cínicos no sirven para este oficio”.

Entre todos sus libros, mi preferido es “Ébano” (1998), una obra intensa, concisa, clara, precisa, elocuente y clarificadora de un continente que aún sigue desconocido para la mayoría de los ciudadanos de la (mal llamada) sociedad desarrollada. Su capacidad de análisis le permitió lanzar frases de la magnitud de “para escribir una página se han de haber leído 100”.

Ha muerto un pilar del periodismo objetivo, tan olvidado en estos inicios del siglo XXI. Parece que el ser humano nunca aprende.

23 ene. 2007

La comunicación institucional: entre la “verdad” y la “realidad”

Entrar en un debate de precisión epistemológica acerca de las diferencias entre “verdad” y “realidad” no es asunto que en este blog tenga la osadía de posicionarme. Sin embargo, sí me ha dado por pensar si la comunicación institucional que se lanza desde los gabinetes de prensa de las administracio0nes públicas refleja la “verdad” o la "realidad".

Las notas de prensa que surgen a diario en la Administración se transmiten cumpliendo la premisa de la “verdad”, por que el fin de esa comunicación es lo que las personas quieren saber, necesitan saber y deben saber. Ahí está la clave de esa “verdad” innegable.

Una “verdad” que en un gran porcentaje no es la “realidad”, por que ésta es subjetiva, y el receptor de la información tendrá una situación concreta que le lleve a señalar que la Administración miente. Que el ministerio de Trabajo anuncie que el paro ha bajado en “X” números de personas, no deja de ser una “verdad” estadística, pero que choca con la “realidad” del que está parado. Que el Instituto Nacional de Estadística informe que los salarios han crecido un “X” por ciento, puede que a un trabajador le suene a “insulto”.

El gran problema de los periodistas que trabajan en la Administración siempre está en esa transmisión: desgranar de forma breve, clara y concisa la “verdad”, chocando casi siempre con la “realidad” que los ciudadanos tienen.

22 ene. 2007

¿Para quién se escriben las notas de prensa?

Los que trabajamos en gabinetes de prensa de las administraciones públicas sabemos, por experiencia, lo que significa una nota de prensa. Con el tiempo se va aprendiendo qué hay que poner y qué no.

El estimable “bloger” Benito Castro, deja en el aire la pregunta de ¿a quién debe convencer una nota de prensa al periodista, al mercado/sociedad o al jefe? A primera vista surge la duda razonable y a continuación la lógica responde que al público, sociedad, mercado…

Pero la realidad en la administración, y así se lo he transmitido a Benito, es que por regla general la nota de prensa se escribe para convencer el “ego” del jefe y del siguiente jefe. Ves tú a decirle a un “jefe” de la administración (incluido el DirCom) que la nota está escrita por un periodista para un periodista y hacia un público objetivo. Dile que se deje de "alabanzas" y tenga más presente la necesidad de la comunicación institucional y su profesionalización.

De los tres elementos a los que va dirigida la nota de prensa, el periodista que la recibe, el público objetivo, y el representante de la administración (jefe) que tiene que satisfacer su visión de lo dicho en la nota. Creo, desde un modesto entender, que esos tres elementos de convicción de la nota de prensa en la Administración Pública siempre prima el del jefe. La egolatría reina con toda su parafernalia en este mundo de la comunicación institucional, y de poco sirve repetir una y otra vez que las notas de prensa son para informar, no para mostrar al jefe lo que le gustaría que se publicara.

19 ene. 2007

Un Gobierno que no comunica, no gobierna

Un Gobierno que no puede comunicar con los ciudadanos provoca la sensación de que no gobierna. La (única) oposición está ganando la batalla de la contra información, llevando a su terreno aquellos temas que menos interesan al gobernante.

En este inicio de año toda la información que se ha podido leer y escuchar a través de los medios de comunicación ha sido la lucha contra el terrorismo. La crisis de unidad de los dos principales partidos nacionales no beneficia a nadie, y sí perjudica a una sociedad que necesita saber qué se está haciendo en otros terrenos menos políticos. Pulsómetro de la SER: el PSOE vuelve a situarse seis puntos por delante del PP -en la anterior se redujo a dos- y el líder de los populares, Mariano Rajoy, cae a sus niveles más bajos de valoración.

Al Gobierno le falta encontrar el hueco adecuado para comunicar sus actividades gubernativas. Sólo los viernes, en la rueda de prensa tras el consejo de ministros, podemos los españoles oír alguna que otra acción gubernamental.

¿Cuántas leyes, decretos, acciones del Gobierno han sido rebatidas, protestadas y criticadas por el partido de la oposición? Pueden apenas contarse con los dedos de una mano… y mientras leyes sociales como la de la Dependencia, la igualdad, conciliar vida laboral y familiar, la ley antitabaco quedan relegadas a un simple guiño a la audiencia. ¿Quién se encarga de que la comunicación institucional del Gobierno llegue a los ciudadanos? ¿Sólo está Teresa Fernández de la Vega?... la soledad del gobernante.

16 ene. 2007

La SEC convoca una plaza de consejero de información en Marruecos

La Secretaría de Estado de Comunicación (SEC), ha convocado una plaza de consejero de información para Rabat, según publicó ayer, lunes 15 de enero, el Boletín Oficial del Estado (ver PDF).

Las solicitudes, que irán dirigidas al Subsecretario de Presidencia, se han de presentar en el Registro General –Edificio INIA – del Complejo de la Moncloa en un plazo de quince días.

Para poder optar a este puesto, los aspirantes deberán presentar su solicitud junto al “curriculum vitae”. En él habrán de constar los títulos académicos, años de servicio, puestos de trabajo desempeñados en la Administración, los estudios y cursos realizados, así como otros méritos que el candidato estime oportuno. También habrá de dar cuenta de cuales eran las tareas profesionales que venía desempeñando.

Los méritos indispensables son tener un nivel alto de inglés y francés hablado y escrito, y conocimiento de árabe hablado y escrito. Se exige además atesorar experiencia en puestos de comunicación en el ámbito de las Administraciones Públicas. El nivel del puesto es el 28 en el escalafón funcionarial, con un complemento específico de 14.853,58 euros. Es un puesto de libre designación y el plazo de permanencia estará limitado a un máximo de cinco años y un mínimo de dos.

Para redondear el perfil del candidato, la convocatoria añade que se considera necesario tener alguna experiencia en relaciones informativas internacionales, en la organización de cobertura informativa de visitas oficiales y de encuentros de alto nivel y cumbres de Jefes de Estado y de Gobierno. También se especifica como condición haber realizado tareas de seguimiento y análisis de contenidos de informaciones publicadas en medios de comunicación a nivel internacional.

14 ene. 2007

Contra el terrorismo, unidad

Poco más se puede decir al atentado de ETA en la Terminal 4 de Barajas, donde dos trabajadores ecuatorianos perdieron la vida... Aunque todo esté dicho, queda la palabra, ese bien tan apreciado y muchas veces censurado. Unidad, la palabra, el eje central. Una sola palabra que puede dar significado al individuo solitario y al colectivo. Todo lo unido es la solidez.

No perdamos el revolucionario y antiguo grito "el pueblo unido, jamas será vencido"... aunque a estas alturas pueda sonar chirriante para muchos oidos.

Siglo XXI, que no reine el individualismo, el aislamiento, los intereses particulares, las arcaicas ideologías... Unidad, unidad, unidad. Y junto a ella la paz, la libertad, pilares fundamentales para vivir en democracia.

12 ene. 2007

Moncloa retransmitirá en directo las comparecencias que se celebren en la Presidencia del Gobierno

Buenas nuevas para la comunicación institucional y su relación con las nuevas tecnologías. Ségún la nota de Moncloa, "con el fin de acercar más la información al ciudadano y ofrecerle un servicio más ágil, transparente e inmediato, desde hoy (viernes), a través de la página la-moncloa.es, se podrán seguir en directo las intervenciones y comparecencias del Presidente del Gobierno en el Palacio de La Moncloa, así como las conferencias de prensa que se celebran todos los viernes después del Consejo de Ministros.

De esta forma, este viernes ya se podrá conectar en directo con la sala de prensa de la Secretaría de Estado de Comunicación, donde tendrá lugar la habitual conferencia de prensa para informar de las decisiones adoptadas en el Consejo de Ministros. El botón “Conexión en directo”, situado en la página principal de la-moncloa-es, será el que facilite este acceso".

Un claro avance aprovechando la rapidez de internet. A partir de ahora, y si no hay contratiempos de última hora, los ciudadanos podrán ver las declraciones instituciones del Presidente del Gobierno y del Consejo de Ministros sin necesidad de estar abonado a ningún canal... La competencia a la CNN plus llega desde internet.

Rubalcaba, un ejemplo de portavoz institucional

Los que trabajamos en la Administración sabemos muy bien con qué celo se sujeta el tema de las competencias. A veces esas competencias se cruzan con otros ministerios y surge una especie de roce por ver quién es el que debe hablar y presentarse ante la opinión pública.

El atentado de la banda terrorista ETA en la Terminal 4 de Barajas el pasado 30 de diciembre mostró claramente los “problemas” de quién debía llevar las riendas de la comunicación institucional.

Como pudimos comprobar, según informa El Confidencial, el principal protagonista de llevar las riendas de la comunicación y de la gestión de la crisis que suponía el atentado, fue el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Cuenta El Confidencial que el propio Rubalcaba “exigió” al presidente y la vicepresidenta que no interfirieran en su labor al frente de la crisis provocada por ETA. Incluso fue más allá y pidió que ni la vicepresidenta ni el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales se personaran en la Terminal 4, que hubiera sido lo más lógico dado que tanto De la Vega y Caldera tienen competencias muy directas sobre una circunstancia donde la muerte de dos ciudadanos ecuatorianos había agrandado el atentado.

En el plano de la comunicación, Rubalcaba mostró su “veteranía” en salvar situaciones difíciles y para ello se erigió en portavoz del Gobierno. Supo dosificar la información, dando la solidez y autoridad obligada que la sociedad reclama en esos momentos.

Ahora bien, esa comunicación institucional quedó emborronada por “gestos” de la oposición. La presencia de Mariano Rajoy en la zona del atentado y las declaraciones de Esperanza Aguirre y Ruiz Gallardón provocaron que la serenidad y eficacia comunicativa de Rubalcaba quedara en un segundo plano, dado que los medios afines al PP dieron más importancia a la ausencia de Zapatero en los primeros días del atentado.

La información no era si el presidente visita o no una zona afectada por un atentado, sino el mensaje que se transmite a la sociedad, que en casos como éste deben ser claros, precisos y reales de lo que están haciendo las instituciones públicas. Recuerden muchos la “desastrosa” comunicación institucional que llevó a cabo el Gobierno de Aznar tras el terrible atentado del 11-M. Ocultar, desvirtuar y enrocar la información institucional suele traer malas consecuencias para los gobernantes.

11 ene. 2007

Ten cuidado con lo que escribes

Llevo varios días sin escribir nada en este blog y considero que debo dar una explicación a quienes han decidido otorgarme unos minutos de su tiempo para leer algunos post.

Han ido llegando a mis oídos ciertas informaciones (como es lógico no diré de donde llegan las fuentes) que me han puesto, como mínimo, algo preocupado y, lo máximo, incapaz de escribir línea alguna. He tenido sospechas, pero ahora se han vuelto indicios reales.

Parece ser que algunos de mis posts no han caído bien en las esferas de la comunicación institucional de este país. No existe un punto central, y sí diversos “estrategas” de la comunicación que han decidido señalarme con el dedo de forma acusatoria sobre los temas que expongo en este humilde y poco “influyente” blog.

Escribir y que todos estén de acuerdo no suele ser muy frecuente, una premisa que estoy dispuesto a asumir. Sin embargo, escribir sobre temas relacionados con la comunicación institucional de las administraciones públicas, las “singularidades” del trabajo de los DirComs institucionales, y, sobre todo, reclamar a los “gestores” elegidos por el pueblo que tomen las medidas adecuadas para que la información pública no sea moneda de cambio política, parece que no resulta agradable para algunos.

Todavía no he recibido avisos concretos, pero sí ciertos comentarios como “ten cuidado con lo que escribes”, y algún que otro dudoso “gesto” en mi puesto de trabajo. Puede que todo sea una densa niebla que no me deja ver la realidad, y quizás que todo sea producto de mi imaginación... pero de lo que sí tengo certeza es de lo que oigo y veo. A estas alturas de mi vida los indicios y rumores suelen ser la antesala de la noticia, y si uno trabaja en la Administración, tarde o temprano, consigue enterarse de lo que ha sucedido.

No quiero pensar que tras 30 años de democracia escribir sobre las carencias de la administración pública en el ámbito de la comunicación institucional está vetado. Mal camino llevan quienes crean que por tener un puesto de responsabilidad otorgado a dedo se consideren todopoderosos señores del bien y el mal.

8 ene. 2007

Según El Mundo: Pedro J. Ramírez es el periodista más influyente de España

Con la singularidad que ofrecen los rankings, se puede decir que la lista de los españoles más influyentes en 2007 elaborada por El Mundo tiene la gracia y la gloria de ser una sucesión de nombres propios con su correspondiente número de orden influyente.

En el top de los más influyentes para el 2007 figura en el 10º lugar el “excelentísimo” Director de el diario El Mundo, Pedro J. Ramírez, sólo superado por el presidente del Gobierno Jose L. Rodríguez Zapatero (1º), Mariano Rajoy (2º), Emilio Botín (3º), Teresa F. De la Vega (4º), Jesús de Polanco (5º), Alfredo P. Rubalcaba (6º), Pedro Solbes (5º), Francisco González (8º) y Esperanza Aguirre (9º).

Pero como las sorpresas nunca vienen solas, en el puesto 12º figura otro periodista omnipotente: Federico Jiménez Losantos. Dos comunicadores que tienen en su poder la capacidad de influir en la sociedad española para este 2007. Atención pues, para un año electoral (municipales y autonómicas) en el que estos dos personajes públicos están acreditados para decirles a los españoles donde está el bien y el mal.

Por debajo de Pedro J. y de Federico se encuentran personajes tan “poco” influyentes como Amancio Ortega (Inditex), Isidoro Alvarez (El Corte Inglés), César Alierta (Telefónica), Manuel Pizarro (Endesa),Rodrigo Rato (Fondo Monetario Internacional), Joaquín Almunia (Comisario Económico de la UE), sin los presidentes de las principales constructoras del país y de los bancos y cajas de ahorros. Creo que el top de influyentes de El Mundo no tiene en cuenta los giros que puede dar un país con el “poderoso caballero es don dinero”. ¡Ay Quevedo lo que te has perdido en este siglo XXI!.

3 ene. 2007

Sin fotocopia del DNI y con censura en Internet

Me hubiera gustado abrir el nuevo año con una noticia o reflexión buena, pero la realidad se empeña en darnos una de cal y otra de arena.

Por un lado, la buena noticia nos llega desde el Ministerio de la Presidencia, que ha aprobado en un Real Decreto que los ciudadanos ya no necesitarán ir provistos de una fotocopia de su Documento Nacional de Identidad (DNI) cuando vayan a realizar sus trámites con la Administración, ni los extranjeros requerirán de los documentos acreditativos de su identidad.

Según se informa esta medida, según los cálculos del Gobierno, supondrá la eliminación progresiva en los próximos años de los más de cuatro millones de fotocopias del DNI que se aportan anualmente. Una buena noticia que nos hace dar un paso más hacia la tan ansiada Sociedad de la Información.

Sin embargo, la alegría en la casa del pobre dura poco, y en los últimos días de diciembre se ha hablado (escrito) mucho sobre la “censura” que el anteproyecto de Ley de Impulso de la Sociedad de la Información, aprobado el 27 de diciembre, difumina en su farragoso texto. En él se puede interpretar que la Administración tendrá capacidad de cerrar páginas web sin pasar por el juez. Por supuesto, medios de comunicación incluidos.

Lo denuncia la Asociación de Internautas a través de su presidente, Víctor Domingo, quien no ha dudado en señalar que “el proyecto de ley socialista entra en el terreno de la Inquisición”. Y es que el anteproyecto de ley que ha redactado el Gabinete del ministro de Industria, Turismo y Comercio, Joan Clos, se "insinúa que tanto un órgano administrativo como un órgano judicial podrían tener competencias para ordenar que se interrumpa la prestación de un servicio de la sociedad de la información o la retirada de determinados contenidos". De ser así, el artículo 11 de este anteproyecto sería anticonstitucional, ya que el punto 5 del artículo 20 de la Constitución española, referente a la libertad de expresión, determina que "sólo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial".

Malos tiempos para el mundo de Internet, aunque también es verdad que se trata sólo de un anteproyecto y que todavía le queda pasar algunos filtros que, con toda seguridad, aclararán ese artículo 11 que en estos momentos ha generado la polémica entre los internautas. Debemos ser cautelosos en este tema, pero también es verdad (experiencias hay muchas) que si no se protesta a tiempo es posible encontrarse con el bloqueo impuesto por ley, o peor, sin posibilidad de rectificación.