25 jul. 2006

¿Está la Casa Real obligada a comunicar los resultados de sus actos oficiales?

Llevo muchos años en esto del periodismo institucional y siempre he tenido la curiosidad de saber por qué la Casa Real no comunica los contenidos que ha obtenido en un determinado acto oficial.

Lo más que se puede saber de los viajes oficiales que llevan a cabo el Rey D. Juan Carlos I y la Reina Dª Sofia se reducen al discurso que se haya dado en la ocasión, pero poco más. No se transmite de qué se ha hablado en determinada reunión, ni qué acuerdos se han alcanzado.

El Rey, según la Constitución, en su articulo 56,"es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado español en las relaciones internacionales, especialmente con las naciones de su comunidad histórica, y ejerce las funciones que el atribuyen expresamente la Constitución y las leyes".

Por lo tanto, ¿está la Casa Real obligada por la Constitución a informar a la ciudadanía de los resultados de sus actividades?. Bien es verdad que la Constitución no recoge la obligación de las instituciones a informar veraz y objetivamente de los resultados de las actividades realizadas, pero se sobreentiende (y así se recoge en la Declaración Universal de Derechos Humanos a la que se adhiere la Constitución española) que los ciudadanos tienen derecho a recibir información veraz y objetiva de las instituciones del Estado.Y, siendo bastante simplista, el Rey, como Jefe del Estado, debería transmitir sus actividades.

Sin embargo la realidad es bien distinta. Esta interpretación, muy particular, sobre las "obligaciones" de informar de la Casa Real no se corresponden con lo que sucede, lo cual lleva a la síntesis que las actividades Reales son conocidas, pero no los resultados obtenidos.

Quizás es meterme en un terreno demasiado complejo y en el que priman más los intereses de Estado que la lógica informativa. Pero, de algún modo, la Casa Real debería abrir un poco más sus actos y hacer público, hasta donde se pueda, los resultados obtenidos.

24 jul. 2006

Nombramientos en el Ministerio de Administraciones Públicas

Consuelo Sánchez NaranjoEl pasado Consejo de Ministros aprobó los nombramientos de Consuelo Sánchez Naranjo como nueva Secretaria General para la Administración Pública, y a Fátima Rojas Cimadevila nueva directora del Gabinete del Ministro.

Sánchez Naranjo nació en 1961, y es licenciada en Historia. Funcionaria de carrera del Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado, y hasta ahora Directora General de Recurso Humanos en el Ministerio de Sanidad y Consumo.

Fátima Rojas, por su parte, nació en 1960, es licenciada en Biologías, y funcionaria del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Hasta la fecha era Subdirectora de Comunicación con los ciudadanos en el Gabinete de la Presidencia del Gobierno.

A ambas les deseo una buena trayectoria y la solicitud de no aparcar los acuerdos, entrevistas y actividades realizadas por sus antecesores. En especial a Consuelo Sánchez que deberá tener en cuenta a los Titulados Superiores y Medios contratados laborales de la Administración, y menos de la solicitud que le hizo llegar la ANPAP sobre la situación que viven, padecen y soportan los periodistas de la Administración. A Consuelo solicitar que mantenga, en la medida que su carácter y modo de trabajar se lo permita, las facilidades de interlocución que mantuvo su antecesor Francisco Velázquez.

21 jul. 2006

Si eres periodista y trabajas en la Administración, serás el profesional peor valorado

A veces el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) nos pone delante (con cifras) la realidad social de España. La última encuesta publicada sobre las profesiones mejor valoradas por los ciudadanos demuestra que los padres desean que sus hijos no sean ni periodistas, ni jueces, ni militares, y sí que sean médicos, maestros o albañiles, porque éstos tienen mayores posibilidades de encontrar trabajo.

Que los periodistas obtengan sólo un 6 raspado, mientras los médicos (8), enfermeros (7,8), profesores (7,7), arquitectos (7,4), e informáticos (7,3) pasan al notable, demuestra el poco valor que se le da a la titulación universitaria; pero si se comprueba, además, que los albañiles (7,2) y fontaneros (6,9) están por encima del periodismo en esa valoración, no queda más remedio que levantar las cejas y poner cara de sorprendidos.

Pero aún se puede hacer más duro, cuando se perfila en el estudio sociológico que un tercio de los encuestados otorga mayor prestigio al trabajo en la empresa privada, frente a uno de cada cuatro que cree que está mejor reconocido el empleo en la Administración Pública. La vida laboral de los españoles muestra que lo trabajadores llevan de media más de 14 años en el mismo puesto y con las mismas condiciones laborales...

Así que si usted que lee este humilde blog es periodista, trabaja en la Administración pública y lleva ya más de 14 años en el mismo puesto y en las mismas condiciones laborales, es mejor que agache la cabeza, disimule y no comente cuál es su vida laboral. Un consejo: intente este fin de semana disfrutar de los placeres que le ofrece la vida social-familiar.

20 jul. 2006

La carrera más demandada en Madrid es la de periodismo

logotipo Universidad Carlos IIILeo en El Pais que la "doble licenciatura de Periodismo-Comunicación Audiovisual de la Universidad Carlos III se ha convertido en la carrera más cotizada en la región. Los alumnos que han conseguido plaza en esta carrera para el curso que viene han tenido que sacar como poco en selectividad un 8,41. Esta doble carrera desbanca del primer puesto de las más caras a la otra doble licenciatura, la de Informática-Matemáticas que se imparte en la Universidad Autónoma y que ha bajado del 8,55 del año pasado a un 8,12. El proceso de matriculación empieza a partir de mañana".

Sorprende este deseo de los jóvenes estudiantes por la obtención del título de periodista. No sé qué motivos les mueve a elegir dicha licenciatura, porque la salidas profesionales están muy contadas, salvo los consabidos contratos de "explotación", más conocidos como becarios o en prácticas. Un contrato que las grandes, medianas y pequeñas empresas de comunicación utilizan con una gran facilidad.

¿Nadie se ha acercado a estos pre-universitarios y les ha puesto al corriente de la situación que se vive en el periodismo español?. Por que alguien les tenía que explicar las regulaciones de empleo que han llevado a cabo Antena 3 TV, Telecinco, sin olvidarnos del famoso ERE de RTVE... y si vamos al mundo de la prensa escrita, hace poco leí que el periodico "The New York Times" aplicará un plan de ajuste que se traducirá en el despido de 250 empleados debido a la crisis que le ha generado el mundo de internet. El negocio de la prensa escrita parece tocado por el periodismo digital.

También la radio se ve afectada por estos ajustes de personal, más que nada por que se suele contratar "free lance" para que les cubran las informaciones diarias.

No quiero ni comentar los problemas que se encontraran si optan por querer entrar en un gabinete de prensa de la Administración Pública. Por lo pronto, su titulación no les va a servir para nada. Si acceden (por un casual) a un gabinete institucional en la nomina figurará "titulado superior de la Administración" y se pueden dar por agraciados... las posibilidades,o mejor dicho, las plazas ofertadas por la Administración para ocupar el puesto de periodista brillan por su ausencia.

Una lástima... y me pregunto con cierto desánimo ¿pero nadie les va a explicar a estos jóvenes ilusionados por alcanzar la meta de la comunicación pública que no van a conseguir llegar, porque el camino lo han cerrado hace ya mucho tiempo la masificación de periodistas?. Y sobre todo, por favor, que nadie les ilusione con grandilocuentes cursos especializados de comunicación institucional, estrategias de comunicación, dirección de crisis y demás zarandajas que no les va a servir más que para engordar el curriculum vitae. Por favor, que alguien les ponga los pies en la tierra a estos pre-universitarios...

18 jul. 2006

"Aquí, un periodista; aquí, un DirCom"

Leyendo entre mis viejos papeles encuentro un pequeño informe en el que se relata ampliamente cómo deben gestionarse los medios en tiempos difíciles.No voy a entrar en esa materia algo compleja y necesita más espacio, sino en algo concreto que me ha llamado la atención.

¿Cuál es la mejor táctica que debe emplear un DirCom?. No existe un regla de oro a este aspecto y menos si lo trasladamos al mundo de la Administración Pública. Hay que tener en cuenta qué tipo de relación que se da entre el periodista y el DirCom de la Administración: el peridista siempre utiliza dos vías para circular hacia la noticia que involucre a la Administración. Una es la circunvalación, camino más rápido sin tener necesidad de oir un discurso monótono; y la otra, entrar en el círculo del DirCom, estrategia ésta última que va acompañada de una serie de "halagos" de obligado cumplimiento para obtener una porción de información que interesa.

Pero el DirCom de la Administración tiene tres estrategias generadas por cómo sea el ministro. Una la del "búnker", cuando el titular de la cartera es un personaje introvertido, temeroso de la prensa, impreciso en sus palabras y que opta por refugiarse en su ministerio, siendo su canal de información los consabidos consejos de ministros.

La otra estrategia podíamos llamarla la del "salchichón", palabra ésta que en el periodismo se conoce a la "ristra" de noticias seguidas una de otra. En los tiempos que vivimos podíamos decir que es blogear. Sería el ministro que desea salir en los papeles a cualquier costa. Es ese ministro-político, eterno personaje de los medios de comunicación que lo mismo está para un roto que para un descosido, y que en más de una ocasión mete la pata... sin contar la necesidad que tiene de estar informado puntualmente por su gabinete de prensa.

Y por último estaría el ministro "hormiga", aquel que dosifica sus apariciones y declaraciones... que se muestra cauto pero a la vez receptivo sobre los temas que conciernen a su ministerio y también a dar una opinión sobre la actualidad. Sin embargo, su actitud dosificadora le lleva en algunas ocasiones a meterse en un caparazón y no contestar a preguntas que suelen llevar cierta carga de polémica.

El DirCom de la Administración se tiene que mover en esos parámetros, preocupado más por lo que quiere su ministro que de ejercer realmente su trabajo de relaciones públicas con los medios de comunicación.

La mayoría de estos DirComs no entiende que la primera regla básica que debe aprender todo aquel que llega a la Administración con responsabilidades mediáticas es responder a la pregunta ¿qué es lo que quieren los periodistas?. La respuesta es bien sencilla: ser tomados en serio y tratados cortesmente, que se les facilite historias interesantes y relevantes, que se les proporcione hechos y cifras, y , como no, que sepa contestar a las 5 "Ws" que en la Facultad enseñaron: ¿quién?, ¿qué?, ¿cuándo?, ¿dónde?, ¿por qué?.

Ahora bien, dicen los especialistas en esto de la comunicación que todo DirCom debe tener dos reglas de oro:
- No mentir nunca, aunque no hay que decir siempre todo lo que se sabe.
- No hablar con los periodistas para contestar a sus preguntas, sino para contar nuestra historia...

17 jul. 2006

Cesa el secretario de la Administración Pública y su jefe de gabinete

Francisco Javier Velazquez  7-03 El Consejo de ministros de este viernes ha acordado el cese de FRANCISCO JAVIER VELÁZQUEZ LÓPEZ como Secretario General para la Administración Pública y el de JOAN NAVARRO MARTÍNEZ como Director del Gabinete del Ministro de Administraciones Públicas.

Los cambios han sorprendido dentro de Ministerio de Administraciones Públicas que dirige Jordi Sevilla, donde no se esperaban movimientos en estos momentos, en los que se acaba de aprobar el Estatuto de la Función Pública, un viejo proyecto de la democracia que ha visto la luz tras más de 25 años en el dique seco.

Una vez más los políticos-gobernantes mueven banquillo y con ello un efecto dominó de las consecuencias que arrastran esos ceses. Una de las circunstancias más importantes es la que protagonizó Francisco Javier Velázquez en el mes de febrero en el Congreso de los Diputados (PDF) donde llevó a cabo una serie de compromisos para mejorar la situación de los titulados superiores y de grado medio.

Los periodistas de la Administración también hemos mantenido una reunión con Velázquez, y obtuvimos un reconocimiento a nuestras reivindicaciones y el compromiso de facilitar el número de periodistas que trabajan para la Administración Central.

La pregunta (como viene siendo ya habitual en nuestro quehacer diario) es si esos compromisos-promesas se quedan con el cargo administrativo y, por lo tanto, siguen su trayectoria normal, o bien se van con el cargo político...

La experiencia nos dice que hay que empezar de nuevo. Ahora es un nuevo personaje el que tomará posesión del cargo administrativo, habrá que ponerle al día y esperar a ver qué soluciones da. De poco, estoy seguro, va a servir presentarle el libro de sesiones del Congreso, pues la respuesta será que esas palabras de compromiso las expuso su antecesor en el cargo y que ahora será cuestión de estudiar las propuestas.

Y vuelta a empezar. Esto es como el mito del infierno de Sísifo que fue obligado a empujar una piedra enorme cuesta arriba por una ladera empinada, pero antes de que alcanzase la cima de la colina la piedra siempre rodaba hacia abajo. Nuestra piedra es la burocrática administración y la anticuada idea franquista de que los puestos administrativos son los cargos políticos.

Cesan a uno, y con él el cargo administrativo también queda paralizado... incluso las promesas o recorridos ya comenzados. Como ejemplo sirva qué va a pasar ahora con el Estatuto de la Función Pública, si quien ha llevado las negociaciones y sabe como ponerlo en marcha es Francisco Javier Velázquez.

16 jul. 2006

El Gobierno Vasco pone en marcha un blog pionero

La comunicación institucional no está reñida con las nuevas tecnologías, sino todo lo contrario: necesita de ellas para llegar con más rapidez y facilidad a los ciudadanos.

La Dirección de Juventud del Gobierno Vasco ha puesto en marcha un blog (http://blog.gazteaukera.euskadi.net) pionero en esta institución que está dirigido a los jóvenes y en el cual éstos podrán dar a conocer sus necesidades, preocupaciones y opiniones. Esta iniciativa del Departamento de Cultura del Gobierno Vasco se enmarca dentro del proceso de elaboración del proyecto de Ley Vasca de Juventud.

El objetivo inicial de la Dirección de Juventud del Gobierno Vasco era recoger por medio de este blog las opiniones y aportaciones de la juventud de Euskadi de cara a la elaboración del proyecto de Ley.

Un proyecto que según los autores del blog "se ha convertido en un instrumento muy interesante y, por ello, permanecerá abierto por un tiempo para que todos aquellos que aún deseéis aportar ideas u opiniones lo podáis hacer".

Como se puede comprobar, el Gobierno vasco, en vez de inundar de notas de prensa, campañas publicitarias y algún que otro sondeo encargado a la empresa "del amigo del amigo del amigo de un conocido", han optado por situarse en las neuronas de la juventud: bloggear, es ahora lo que se lleva.

Bien es verdad, como dicen en su blog que "no ha sido la única vía utilizada para la recogida de opiniones, también se están realizando grupos de trabajo o "gazte ontzis" a través del Consejo de juventud de Euskadi, así como con técnicos de los departamentos del Gobierno Vasco, de las diputaciones forales, de los ayuntamientos, y con asociaciones y agentes sociales". Pero todo ello ha dado como resultado una serie de opiniones, experiencias y situaciones que permitirán (así es de esperar) realizar una Ley Vasca de la Juventud más acorde con los tiempos actuales e incluso venideros... porque no debemos olvidar que los jóvenes de hoy serán los maduros del mañana y les relevará otra nueva generación.

Esto es hacer bien una comunicación institucional... No sé si la Administración Central sabrá aplicar estas técnicas.

13 jul. 2006

¿Saben los periodistas de la Administración la opinión que tienen de ellos la sociedad?

Trs comprobar las reacciones que ha tenido un pequeño artículo de opinión en el blog que publico en "Periodista Digital" sobre un comentario realizado por el afamado Carlos Herrera, me surge la pregunta de si los periodistas que trabajamos para la Administración sabemos qué opinión tiene la sociedad de nuestro trabajo.

Los comentarios que se han ido dejando muestran un total desconocimiento de nuestra independencia, de nuestro "aguante" legislatura tras legislatura soportando la llegada de "funcionarios" eventuales con el nombramiento de Asesor-Ejecutivo con rango de Subdirector General y nivel 30, así como otros "funcionarios" que siendo del Cuerpo de Gestión acceden al Gabinete de prensa para consolidar algunas prerrogativas pecuniarias que en otros sitios no podrían.

Y nos meten en ese saco. No les duele llamarnos "juntaletras", "estómagos agradecidos", "funcionarios al servicio del poder", "lameculos"... y otras lindezas que deben herir la sensibilidad del periodista de la Administración (al menos ése es mi caso).

He comprobado también que hay poca reacción por parte del colectivo del periodismo institucional. Aceptan casi con resignación que les pongan calificativos despectivos... algunos, quizás, consideran que es vanal entrar en batallas que dan por perdidas de antemano y optan por cumplir el horario y mañana será otro día. Yo pregunto: ¿La dignidad personal, dónde la ponemos?.

Me gustaría que este artículo genere una respuesta por parte de los que trabajan como periodistas para la Administración: ¿estás de acuerdo con la opinión que se tiene de tu trabajo? , ¿aceptas que se te valore profesionalmente de ese modo?

12 jul. 2006

Carlos Herrera insulta a los periodistas institucionales

CARLOS HERRERACarlos Herrera, el lunes 10 de julio, en torno a las ocho de la mañana, se despachó a gusto en su programa "Herrera en la Onda" con el famoso "collar de perlas" que el Papa regaló a la mujer del Presidente y la Vicepresidenta.

Herrera no tuvo otra salida más de tono que insultar a "esos borricos de funcionarios de Moncloa", "ignorantes" y "analfabetos" que habían cursado la información sobre el intercambio de regalos en la visita del Papa a Valencia... demostrando que él también confunde las "meteduras de pata" políticas con los periodistas de la Administración.

Debe saber el "erudito" locutor de radio que no son "funcionarios", ni siquiera los periodistas de Moncloa, los que dan información a los periodistas... señor Herrera que quien facilita las informaciones son los cargos políticos de confianza, y para que se entere usted y el resto de afamados columnistas, no existe el funcionario-periodista, sino unos profesionales del periodismo no reconocidos por la Administración y que trabajan en condiciones muy duras y mal remuneradas.

No podemos saber quién dijo lo del famoso "collar de perlas", pero lo que sí está claro es que ni es periodista ni funcionario, sino gente del séquito de Moraleda,de la Vicepresidenta o del Presidente. En Moncloa, señor Herrera, hay mucho cargo de confianza a los que debe usted dirigir sus envenenados dardos y no a esa "pandilla" de "funcionarios ignorantes" a la que ha tenido la osadía de culpar con una desmesurada virulencia.

A ver si se enteran todos los que abanderan la independencia y objetividad del periodismo: en la Administración pública no existe la categoría de periodista y menos la de funcionario-periodista, y no confundan a la sociedad con lo que hace o dice un cargo político de confianza con la labor que realizan los periodistas institucionales, para quienes bastante dura es ya su labor diaria como para, además, se les insulte sin conocimiento de causa.

11 jul. 2006

Maragall se querella contra un periodista por acusarle de alcohólico en un blog

No puedo dejar pasar esta noticia que publica el digital "Diario Ibérico". Según el mencionado diario el presidente de la Generalitat de Catalunya, Pasqual Maragall, ha presentado una querella contra el columnista del diario Avui Salvador Sostres por dos artículos publicados en su blog de Internet.

El presidente catalán le reclama dos millones de euros, ya que considera como injurias graves el hecho de que Sostres le pregunte en sus escritos si tiene problemas con el alcohol. Según informa el diario Avui, el presidente de la Generalitat apela al hecho de que ocupa este cargo y, por lo tanto, se ve afectada la dignidad. En el escrito presentado ante el juzgado, Maragall recuerda precisamente que ocupa este cargo político y que ejerce la acción penal "a título personalísimo", con el argumento de que los hechos suponen un presunto "atentado grave a la dignidad del cargo".

Ahora resulta que los blogs, esos "diarios personales" que pululaban por internet se han convertido en unos medios de gran poder. No me resulta extraña esta circunstancia, ya que este blog ha sido protagonista en varias ocasiones de una, llamémosla, "censura" por parte de ciertas autoridades de la Administración y la política por lo escrito en algún post de este humilde y personalísimo blog.

Yo comprendería la querella si el mencionado columnista hubiera escrito esos artículos en el diario Avui (prensa tradicional), pero denunciar lo publicado en un blog se sale de la pura racionalidad (a mi entender). Un blog, para aquellos que aún tengan dudas de su función, es un "diario de bitácora", un diario personal, donde una persona escribe sus pensamientos sobre infromaciones que pueden ser útiles a determinados ciudadanos.

Considerar injurias graves un artículo en un blog es, sencillamente, preocuparse por algo que no va a trascender más allá del entorno cibernético. Ahora bien, Maragall, con su querella, ha sacado el blog de ese círculo y ha generado, a buen seguro, un notable ascenso de las visitas al particular blog de Salvador Sostres.

10 jul. 2006

Industria se olvida de sus periodistas

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, en colaboración con la EOI Escuela de Negocios impartirá en este mes de julio un curso para periodistas especializados en temas de energía.

El objetivo es explicar las últimas novedades del sector, así como las recientes medidas aprobadas por el Gobierno en materia energética. Según parece la iniciatvia surge tras la solicitud de numerosos profesionales de los medios de comunicación que venían demandando la necdesidad de recibir una formación más completa y actualizada sobre la política energética nacional e internacional.

La idea, en sí, no es criticable, sino el destino que se da al curso. ¿Por qué la Administración no ofrece cursos de "especialización" a los periodistas institucionales que trabajan en sus gabinetes? ¿Acaso Industria no dispone de un gabinete de prensa en el que trabajan periodistas que también desean recibir un formación más completa y actualizada de la política energética?.

Caben en estos famosos cursos numerosas preguntas, pues de nuevo la Administración se olvida de sus periodistas. Y de nuevo volvemos a comprobar en qué se gasta el dinero los distintos ministerios, por que ¿ cuánto le va a costar a Industria el famoso curso?. Mientras tanto los periodistas institucionales tenemos que ir saliendo como podemos de las novedades que se van introduciendo en sus respectivos ministerios. Nadie les da unas someras explicaciones de una ley que se apruebe, se lo tienen que aprender por sí solos leyendo unos indescifrables textos burocráticos redactados por sesudos funcionarios y publicado en el BOE.

Con esos mimbres quieren los políticos-gopbernantes que la comunicación institucional sea lo más accesible al ciudadano. La verdad es otra, buscan quedar bien con la prensa tradicional (radio, tv, periodicos y agencias), agasajarles y entregarles unos "valiosos" diplomas que les hace levantar la cabeza con el orgullo de ser especialistas en un determinado sector.